Mi alma


Esta foto de Cementerio de Recoleta es cortesía de TripAdvisor.

Mi alma, supongo que ahora soy eso, ha escapado del cuerpo inerte que yace en la cama del hospital. Veo a mi familia, llorosa, compungida, rodear la cama y a los médicos hablar entre ellos, mientras uno dice que no con la cabeza. Deduzco que estoy muerto. Es curioso: no siento nada, ni pena por ellos ni tampoco alegría por haberme liberado de mi carga corporal, que tanto me ha hecho padecer últimamente.

Creo que iré al Cielo; no es que haya sido perfecto pero mis pecados siempre han sido veniales. Paseo por los pasillos y habitaciones del hospital buscando alguna guía. No encuentro a nadie como yo. Sigo buscando porque tampoco tengo otra cosa que hacer. En la sala de autopsias me parece ver una luz que flota, etérea, semejante.

–¿Hola, tú también estás buscando cómo llegar al Cielo? –le pregunto.

–No, yo ya sé como se viaja. Viene un ángel a recogernos y nos conduce allí. Pero es que están de huelga y no hacen servicios. Llevo esperando cuatro días ya.

–¿De huelga? ¿Los ángeles? ¿Por qué? –las preguntas surgen empujándose una a otra.

–Porque reclaman unan modernización de sus alas y nuevos sistemas de vuelo.

–¿Y es que no les importan los usuarios? ¡Sí que estamos creados a su semejanza, sí!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s