La invisibilidad

Fuente: https://www.diariolibre.com

Nos enviaban de una patada a las duras calles. Cada día. No se andaban con miramientos; querían que mendigáramos, que robáramos, que nos prostituyéramos, … Quien no se gane el pan, no come, nos decían.
Al lado de los monumentos estábamos nosotros, pero los turistas pasaban por delante sin mirarnos: no existíamos. Les interesaban las piedras, no nosotros. Venían a disfrutar, no a contemplar dolor. Solamente nos veían cuando querían sexo, o cuando corríamos tras birlarles la cartera, o para darnos una miserable limosna. Mientras eso no ocurriese, gozábamos de la invisibilidad de lo que no se quiere ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s